Pilobolus -- Hongos "cañon"

ENGLISH TEXT






Una vaca se mantiene cerca a su cría para asegurase que obtenga todo lo que necesita para crecer. En la yerba alrededor de sus pezuñas, el hongo Pilobolus hace lo opuesto. Para ayudar a sus esporas, Pilobolus usa un "cañon" para arrojarlas cuan lejos posible.


Pilobolus vive en el excremento de vacas. Esta habitacion se parece horrible a los seres humanos, pero los hongos como Pilobolus son muy importantes en la naturaleza. Estos hongos descomponen al material orgánico muerto por medio de usarlo como alimento. Algunos animales y bacterias hacen lo mismo. Sin ellos estuvieramos rodeados por pilas de animales y plantas muertas.

Para vivir en el excremento de vaca, el Pilobolus primero tiene que entrar al excremento de vaca. La vaca se tiene que comer las esporas de Pilobolus mientras que da pasto. Las esporas son muy duradera. La vaca no se la puede digerir. Ellos pasan por el tracto digestivo del animal y sale con el excremento, donde se desarollan.

Pilobolus ha desarollado una manera de regar sus esporas por la yerba. Tiene un "cañon" que es un tallo con punta hinchada y una masa negra de esporas encima. Debajo de la punta hay una región sensitiva a la luz solar. Esta region hace que Pilobolus crezca hacia la luz del sol. El hongo va creciendo hasta que la punta se estalla, arrojando las esporas a la luz del dia.

Las esporas vuelan a una velocidad de 35 pies por segundo (10.8 metros por segundo), llegan a una altura de 6 pies (2 m), y caen hasta a 8 pies (2.5 m) de donde empezaron.

Tirando las esporas a la luz del dia les da un chance mejor de que caigan en una región soleada y donde yerba y otras plantas estan creciendo. Las vacas entonces se comen las esporas con estas plantas y el ciclo empieza otra vez.


Lecturas Adicionales:



REGRESO AL CATOLOGO
Last update: 18 Feb 98. Preparation of this page by Robert Fogel (rfogel@umich.edu) supported in part by National Science Foundation Grant 9400871. Text edited by patricia Rogers. Text translation by Anthony Santana supported in part by the Undergraduate Research Opportunities Program at the University of Michigan. Photograph courtesy of M.J. Wynne